Nacimos en 2010 gracias al apoyo de la Universidad de Stanford para acompañar la inserción sociolaboral de las personas infrarrepresentadas en el mercado laboral. Usamos el emprendimiento como herramienta para fomentar habilidades y hábitos que mejoran la empleabilidad.