MicroBank se constituye en el 2007 como banco social para canalizar la actividad de microcréditos que hasta ese momento venía realizando «la Caixa» a través de su Obra Social, con el objetivo de potenciar esta labor con el rigor y sostenibilidad propios de una entidad bancaria.
De esta manera, se materializa la voluntad de dar respuesta a diferentes segmentos de población cuyas necesidades financieras no están lo suficientemente cubiertas, a través de un nuevo modelo de banca social que facilite el acceso a servicios financieros de calidad.