Sin Animo de Nombre nace a finales de 2011 como colectivo artístico con la necesidad de aunar esfuerzos para producir obra artística. A lo largo de 2012 los objetivos de Sin Animo de Nombre se vuelven mas ambiciosos y, aparte de la producción, comienza a generar proyectos de gestión cultural, exposiciones, venta de obras y creación de eventos culturales.