El proyecto ofrece una alternativa de bajo coste para la gestión y tratamiento del residuo orgánico producido en los domicilios urbanos por medio del compostaje doméstico.
Adoptando esta acción, es posible reducir unos 50% del volumen total de la basura generadas en los hogares y, consecuentemente, reducir los costes municipales de recogida y tratamiento y la emisión de gases invernaderos.